OCIO, TIEMPO LIBRE Y DROGAS

INTRODUCCIÓN   
  
   La curiosidad es el arma secreta para la adquisición de conocimientos,si no tenemos deseos de ir más allá nunca lograremos nuestros fines.El querer saber hace a los hombres filósofos,pioneros y libres. 

   El consumo de drogas es un hecho social innegable y lo ha sido durante toda la historia de la humanidad, pero la utilización de estas sustancias ha ido cambiando a la par que han cambiado las estructuras sociales : de formar parte de las raíces intrínsecas de las culturas ancestrales, ocupando el nivel espiritual de los individuos, a su consumo recreativo en tiempo de ocio.
   Pero el empleo recreativo de sustancias adictivas no es nuevo, ni tampoco el patrón de consumo, ni tan siquiera las conductas humanas que favorecen este hecho.Podemos preguntarnos : ¿por qué nos drogamos o consumimos más sustancias alteradoras de conciencia los fines de semana?,o dicho de otro modo ¿por qué nos sentimos impulsados a emplear nuestro tiempo de ocio al consumo de drogas? Una pregunta de apariencia frívola pero que en profundidad es el producto de diversos factores, tanto propios como ajenos al individuo.
   Sobre las drogas y la juventud se han formado opiniones y creencias subjetivas,condicionadas por la información que trasmiten los medios,pero debemos aceptar que el adulto también participa en este empleo lúdico de las sustancias adictivas construyendo un patrón de imitación del que no podemos eludir responsabilidades.
   Estar informado es importante,pero esa información carece de sentido si no se sabe discernir entre lo que "hay" y lo que "es".
   El Proyecto Omega nació en el año 2004 como alternativa a otros proyectos que se desarrollaban, en ese momento, en la Comunidad Valenciana,en concreto  dirigido a los municipios de Aldaia y Alaquàs. Nuestra intención fue la de plantear otra visión sobre la realidad de las drogas ,por medio de un enfoque positivo y de dinámica innovadora.Su carácter voluntario y sin ánimo de lucro fue la base principal para elaborar un programa que lo único que pretende es fomentar los valores necesarios para prevenir  el abuso de sustancias llamadas vulgarmente drogas,sin censurar el libre albedrío inherente al ser humano.



PANORAMA GENERAL


1.1 IDENTIFICACIÓN

   Existen análisis sobre el uso de drogas desde una perspectiva psicoeconómica que consideran la condición económica del sujeto como factor de riesgo,realizados por autores como Parker y Meashan (1994),Pons y Bejano (1999) y Navarro (2000) que llegan a resultados contradictorios.Mientras que para unos la mayor capacidad económica da más altos niveles de consumo,para otros el tener menos dinero correlaciona con mayor malestar psicológico y mayor uso de drogas.Esta contradicción se equilibra cuando tomamos en cuenta el tipo de consumidor.Es así que para el consumidor de fin de semana las drogas son percibidas como un medio más de ocio,sin percepción de sus consecuencias en el futuro (Pons y Bejano) y sin distinción de capacidad económica.
   De los estudios realizados por el INJUVE (2000-2004) se recoge lo siguiente:
"Se vive en una sociedad capitalista en la que el ocio y el tiempo libre están ligados al consumismo,consumiendo más drogas los fines de semana".El ocio que ofrece el sistema es un ocio que genera beneficios a gran escala, que no deja elegir,sino seguir el ritmo marcado.Respecto al ocio nocturno se generaliza la triada "Noche-Drogas-Diversión".No se conoce la fiesta sin drogas.
   Los especialistas en prevención han mantenido durante mucho tiempo que durante la adolescencia
 los jóvenes que participan en actividades alternativas,son mucho menos proclives a involucrarse en el abuso de sustancias adictivas.Se estima también que el tiempo libre basado preferentemente en las salidas nocturnas,y en la asistencia a bares,zonas de copas,discotecas y salas recreativas,podría estar asociado a un mayor uso de sustancias psicoactivas (Navarro 2000; Secades, Villa y Fernando Hermida, 2003).De esta manera existe un tiempo de ocio saludable frente a una forma de emplear el tiempo de ocio que incrementaría el riesgo para el uso de estas sustancias.
   Mucho se ha dicho de los distintos factores de riesgo sobre las drogas (Newcml y Félix Ortíz,1952; Muñoz Rivas et al. 2000,Becoña,2002) y muy pocos analizan la influencia de los factores económicos en el mantenimiento y la adquisición y aún más escaso es el análisis crítico del problema desde una visión político económica (Valverde 1996; Courtwight, 2002).


1.2 PAUTAS Y TENDENCIAS

   Otros estudios existentes resaltan tanto los puntos más importantes de la situación como las tendencias.Para Francisco Alvira y Almudena Silva (2004) el alcohol es sin duda la droga más consumida y más abusada, pero las pautas de consumo han variado fuertemente en los últimos quince años:
   1.- Se ha reducido considerablemente el consumo diario de bebidas alcohólicas y ha aumentado el consumo de fin de semana,debido principalmente, pero no solo, al consumo de los jóvenes que se concentra en viernes, sábado y domingo.
   2.- Se ha adelantado la edad de inicio del consumo.Aquí me permito hacer un inciso y cuestionar si verdaderamente esta pauta es cierta.No tenemos más que remitirnos al pasado y encontraremos ya sea en la literatura (ej. El lazarillo de Tormes) , o en general, en la cultura del vino tan arraigada al Mediterráneo,datos que no apoyan esta afirmación.
   3.- Las mujeres se han incorporado plenamente al consumo de modo que no existe diferencia de género.
   4.- Emborracharse, entre los jóvenes, es la finalidad de beber.
   La segunda droga en importancia es sin duda el tabaco, aunque es aquí donde se ha producido una mayor contención:
   1.- La edad de inicio se ha reducido y fuman más las mujeres.
   2.- El mayor consumo de tabaco se da entre los 29 y 38 años para luego ir decayendo.
   3.-Aunque se inicia como consumo de fin de semana se convierte en un consumo diario.
   El cannabis es la tercera en importancia, con una tendencia al crecimiento del consumo,probablemente debido a un conjunto de factores como:
   1.- Fácil disponibilidad.
   2.- La atribución social de escaso riesgo al consumo.
   3.- La escasa presencia en los programas preventivos.
   Tranquilizantes y somníferos constituyen drogas con una prevalencia importante.Además no son drogas de jóvenes sino más bien de adultos con predominio de mujeres.
   Mención aparte merecen las drogas de síntesis (MDMA,sustancia semisintética creada en 1912) que afectan sobre todo a la población jóven, ocupando un lugar importante en el ocio de los mismos (Francisco Alvira y Almudena Silva).Según el observatorio Español de Drogas en 2002,el consumo de estas sustancias en población adulta, en el indicador "últimos 12 meses",alcanza un 0,8 % ,ocupando España el 4º lugar junto con Holanda,dentro de la Unión Europea.
   La cocaína es la sustancia en crecimiento,tanto en la experimentación,como en el consumo.Por último la heroína tiene una escasa presencia y además en retroceso.

   La tendencia más establecida actualmente es la mezcla de bebidas alcohólicas con la droga principal, ya sea cannabis o cocaína.La actitud ante el tabaco es cada vez más negativa porque no produce efectos psicoactivos,no induce a sensaciones fuertes y además se asume que es perjudicial para la salud.(Plan Nacional Sobre Drogas 2005).


1.3 RAZONES DE CONSUMO

   Los motivos o razones por las cuales se consume sistemáticamente drogas en fin de semana también son analizados, y se trata de una cuestión compleja en la que intervienen múltiples causas.En lo que respecta al alcohol
"beber es el espacio común del grupo,así cada cual bebe porque todos beben".
Es lo que Arana,J. (2001) llama "gregarismo"; hacer lo que hacen los demás solo por eso mismo,porque lo hacen todos.Se le echa la culpa así al exterior,al colectivo, alejando la responsabilidad del componente subjetivo que tienen todas las decisiones individuales.El alcohol también otorga un prestigio al adolescente en su entorno social por la "necesidad de establecer unos límites de personalidad separadores frente a los adultos (Arana,J. 2001).Esto supone romper unas normas establecidas y al mismo tiempo refleja el carácter reivindicativo propio de la adolescencia.
   Otra explicación que aporta Funes,J. (1996) para este consumo,puede encontrarse en el atractivo de los riesgos provocado por la inexperiencia del adolescente,que puede no ser consciente de la gravedad de sus actos o por el interés  que tanta cautela le confieren a dicho consumo.Realmente una cultura muy transigente con el consumo de ciertas drogas (como el alcohol o el tabaco) favorece  su empleo en momentos concretos y situaciones determinadas como son las fiestas populares o navideñas( C. Madrid 1997).
   Según distintos estudios (García,L. y González, M. T, 2002; Arana,J. 2001; Balaguer, I. y col. , 1997) existen otras variables ajenas al grupo de adolescentes que pueden fomentar el consumo de bebidas alcohólicas dentro del mismo: el clima que rodea al sujeto, la edad crítica del consumo o el dinero semanal del que dispone.
   Consideraremos el tabaco como droga de consumo diario aunque su volumen de uso pueda ser más grande en fin de semana por ser utilizado junto con otras drogas principales,tal como hachís, cannabis o cocaína.
   Principalmente debido a la popularidad con que se ha extendido el consumos de cannabis también podríamos considerarla una droga de consumo diario.Para Escohotado (1998) "el consumo de cáñamo sigue siendo uno de los ritos de pasaje de la juventud,como es el alcohol y el tabaco.Su mínima toxicidad y la baratura del producto en comparación con otras drogas son factores de peso a la hora de decidirse por ella".
   El uso de las drogas de síntesis posee un significado de elemento facilitador de la sociabilidad, con el único propósito de la diversión y el ocio.Según las encuestas de las que dispone el Observatorio Español de Drogas, las motivaciones expresadas por los jóvenes para su consumo son: la diversión
(46,1%),la experimentación de nuevas sensaciones (39,5%) y bailar (22,9%).
   La cocaína siempre se ha vinculado a personas adultas de posición social alta,quienes construyen su significado y lo transfieren a los grupos,pero se ha unido el colectivo de los jóvenes adolescentes etiquetando la sustancia como líder, prestigiosa y amuleto de poder.Es un fetiche de celebraciones y un "amuleto para ligar"(Tecnociencia, revista virtual 2005).
Aunque el repertorio de razones de consumo es variado,hay un eje que le da cierta unidad : El deseo de superar límites individuales físicos y psíquicos que permitan estar más activos y sentir placer en el lugar y tiempo que se considera apropiado.



ALGUNOS ANTECEDENTES HISTÓRICOS

 Pero, ¿realmente estamos delante de una pauta de consumo nueva?
   Para resolver esta cuestión,hemos revisado algunos textos históricos donde encontraremos evidencias que aclararan nuestras dudas.

2.1 USOS LÚDICOS Y RECREATIVOS

   La distinción actual entre uso médico y uso recreativo es borrosa para la antigüedad,donde brilla por su ausencia un solo texto en el que una cosa excluya a la otra.Según A. Escohotado,escribe en su volumen Historia General de las Drogas, "la euforia tanto positiva (por obtención de contento) como negativa (por alivio del color), constituye un fin en sí mismo, en otras palabras : la euforia es terapeútica".De esta manera si a un griego o a un romano le hubiesen sugerido que cierta droga era admisible en uso médico y no como pasatiempo,habría contestado que la distinción entre una cosa y otra era absurda y que, por añadidura,solo a él le incumbía decidir al respecto.
   Con la llegada de los monoteísmos universales, en concreto el cristianismo, donde la euforia no es un fin admisible y declarando que la vida humana no es de uno mismo sino de la deidad,el campo de lo tradicional de las drogas experimentó un decisivo recorte.El obispo CH. Brent hizo en 1909 el primer llamamiento a una cruzada contra las drogas: " todo empleo no médico es inmoral"(Historia General de las Drogas de A. Escohotado).Así hemos ido olvidando que con anterioridad se han consumido sustancias llamadas adictivas en grupos, en tabernas, en celebraciones paganas y otro tipo de ritos puntuales que no dejan de ser momentos de ocio y lúdicos.
   La cultura mediterránea de la que somos herederos, también vincula las drogas con acontecimientos y fines lúdicos, concretamente con la eclosión de expresión artística y conocimiento del mundo griego,donde el vino,la cerveza,el cáñamo,el beleño y otras eran muy comunes en las reuniones.
   Al otro lado del atlántico,los incas,cuenta el cronista Francisco López de Gómara , en la Historia General de las Indias: "...disfrutaban de emborracharse,más en partos, bodas y fiestas de sacrificios,quieren bebidas que los embeode y desatine..." ."A los que se emborrachan fuera de estas fiestas públicas y convites que hacían, con licencia del señor o jueces, trasquilan en medio de la plaza y derriban la casa,..."
   Las drogas siempre han estado vinculadas a la historia del ser humano y por lo que podemos apreciar han sido consumidas como motivo de celebración o de reunión de iguales, que no difiere en nada a las actuales reuniones o fiestas en las que se consume cualquier tipo de sustancia psicoactiva. La ebriedad y el consumo abusivo de alcohol u otras sustancias son conductas humanas que se remontan a la antigüedad lejana.Los egipcios sobre el 2.200 a. de C. ya tenían problemas con las toxicomanías alcohólicas y en las civilizaciones griega y romana el vino suscitaba conflictos personales y colectivos.En la etapa final de la caza de brujas, hacia el siglo XII, se descubre el alcohol de 96º, fabricándose licores más activos que el vino.Las drogodependencias alcohólicas son numerosas y se crean fundaciones a tal efecto en medio de la hipocresía reinante, pues el negocio de los licores era muy rentable,formándose en el siglo XV el gremio de destiladores( Breve historia de las drogas hasta ayer mismo, A. Escohotado).

2.2 REVOLUCIÓN INDUSTRIAL Y EL FIN DE SEMANA

   A partir del siglo XIX en todos los países económicamente desarrollados ha tenido lugar una reducción del tiempo de trabajo y por consiguiente un considerable aumento del tiempo libre, del que hablaremos ampliamente más adelante.Se establece en este periodo el fin de semana como una necesidad del sistema de producción (intérvalos en el trabajo para producir mejores rendimientos) o como un bien abstracto de consumo que se elige en detrimento del nivel de vida. A este respecto se tiene datos estadísticos que demuestran que a pesar de que las horas trabajadas se han reducido casi a la mitad desde hace 150 años,el nivel de vida ha aumentado 5 veces (La Enciclopedia El País,tomo14,pag.11.195;2003).Entendemos pues,que el ocio genera capital.Dentro de la concepción económica el ocio de fin de semana se considera un bien de consumo de primera necesidad.
   El proletariado nacido de la revolución industrial empezó a consumir opio los fines de semana (por falta de medios para beber vinos y licores)al mismo tiempo que se producía el conflicto del opio en China (Historia General de las Drogas, de A Escohotado).
   Después de la Segunda Guerra Mundial sigue un desarrollo económico que deriva en una sociedad de consumo (en España esto ocurrirá a partir de 1960):se consumen anfetaminas,para aumentar el rendimiento laboral, y aumenta el consumo de alcohol y tabaco, consumido generalmente los fines de semana (Informe Juventud España 1985).
   Actualmente y durante más de tres décadas, los colectivos formados por individuos consumidores de drogas han seguido eligiendo el fin de semana como espacio temporal para desarrollar sus particulares celebraciones o fiestas, sean estudiantes, operarios, empresarios o cualquier otra cosa.
   Jaques Mabbit dice sobre la marihuana: " El consumo de marihuna es para algunos el descanso del fin del día o del fin de semana,el escape en un momento de placentero ensueño, donde uno puede dejar correr su imaginación, soltar tensiones...,es como darse un derecho a un recreo o un paréntesis."De esta manera el consumo de fin de semana se convierte en una recompensa al trabajo ejercido durante la semana laboral o estudiantil.
   

OCIO Y DROGAS

   "El tiempo que utilizamos para la diversión u ocupación reposada, especialmente en obras de ingenio,porque estas se toman regularmente por descanso de otras tareas", es el tiempo de ocio por definición.Pero, por lo general, suele entenderse de dos maneras distintas: en primer lugar se le identifica con el tiempo que se le dedica; el ocio sería ante todo ,el tiempo libre, independientemente de las actividades que se realicen en ese tiempo disponible.Pero el tiempo de ocio no es lo mismo, como suele pensarse, que el tiempo fuera del trabajo  o estudio,pues existen otras obligaciones que se insertan y reducen el tiempo disponible para el ocio (traslados desde el lugar de residencia al trabajo,obligaciones familiares o sociales, necesidades fisiológicas como sueño,comida,aseo,...).M. Kaplan, ha elegido un tercer enfoque, que no constituye una definición basada en el contenido de las actividades esparcimiento o en el tiempo requerido para llevarlas a cabo: una actividad que resulta de una elección libre y que proporciona a la persona que la realiza un sentimiento de libertad, podría considerarse como ocio.Por lo tanto el ocio sería una actitud psicológica del individuo.Partiendo de esta definición cualquier actividad puede vivirse como una diversión, ya que todo depende del estado de ánimo con que se practique esa actividad.
   Podemos así identificar la pauta que marca el consumo de sustancias dependientes en la franja de fin de semana como diversión,apoyado en un estado de ánimo exaltado que se desata en este periodo de tiempo de ocio.Se sobrelleva la vida de trabajo o estudio con la perspectiva y la espera del tiempo de ocio;el fin de semana corresponde a un cambio total de ambiente, de mentalidad, representa otra vida.Este hecho subraya la diferencia que existe entre el tiempo libre y el tiempo de ocio.
   Veamos como se relaciona cualquiera de las actividades de ocio con el consumo de drogas y de que manera influyen los locales o lugares de ocio en este consumo.

3.1 PRÁCTICAS DE OCIO

   Es cierto que existen muchas actividades donde invertir nuestro tiempo de ocio (ir al cine, el teatro, los museos, los deportes, las superficies comerciales,pasear, ir al campo o a la montaña, actividades artísticas,...)pero esto no nos exime de consumir drogas y no son sustitutivos de estas.
   Hemos visto, anteriormente, como diversos autores mantenían que durante la adolescencia los jóvenes que participan en actividades alternativas,son mucho menos proclives a involucrarse en el abuso de sustancias, y así actividades como los deportes,las actividades culturales o los servicios a la comunidad se han convertido en exponente de los programas de prevención.Como apunte veamos lo siguiente:
   La Fundación Oreki de Donostia en uno de sus cursos de verano emitidos por Internet y dirigido por D. Jose Manuel González Aramendi,expone:"El dopaje es la práctica más eficaz y rentable para las mejoras del rendimiento deportivo.No es de extrañar que en algunos deportes sea una verdadera epidemia a alto nivel, y que vaya estableciéndose cada vez más a nivel amateur...Según informes recientes, el 20% de los acogidos en centros de desintoxicación de heroinómanos en Francia, han sido deportistas de alto nivel,habiendo comenzado,en la mitad de los casos,la drogodependencia durante la práctica deportiva acompañando el consumo de drogas de ocio al de productos dopantes (anfetaminas y anabolizantes)...Son consumidas también por muchos de nuestros deportistas españoles, en ocasiones con el consentimiento de sus responsables y a dosis muy por encima de las seguras".
   Una breve visión histórica, nos demuestra que el uso de las drogas y sustancias prohibidas en los deportistas tiene su existencia desde el mismo momento que se iniciaron las competiciones deportivas y cómo este hábito se ha incrementado en la medida que el mercantilismo, la comercialización y el profesionalismo han invadido el mundo del deporte (Aliana Ortega Domínguez,
Instituto de Medicina del Deporte).
   Como podemos apreciar el hecho de realizar una actividad deportiva profesional o amateur no impide que utilicemos las drogas en nuestro tiempo de ocio.Esta circunstancia es extrapolable a cualquier otro campo ya sean las expresiones artísticas,los voluntariados,etc...Al mismo tiempo que realizamos cualquier actividad que nos agrada o enriquece, tenemos la posibilidad de utilizar sustancias que alteren nuestra conciencia o nos aporten "energía extra instantánea".

3.2 LUGARES DE OCIO

   Los lugares de ocio preferidos para el consumo de drogas son discotecas, macrofiestas, pubs, bares, restaurantes,...La mayoría,por no decir todos,tienen un componente esencial: la música,que como dice Marc Capdevilla en su libro "MDMA o el éxtasis químico", es el camino más universal para adentrar al hombre en estados mentales modificados,poniendo como ejemplo los sones chamánicos,la música Zen, las danzas Sufis o los ritmos africanos.Científicamente los neurotransmisores están sujetos a las leyes cuánticas del movimiento y a las ondas de probabilidad.El sonido,como vibración manda mensajes a las vías neuronales y así es como por medio de resonancias los chamanes curan mediante el sonido.La música es agradable a todo el mundo,con diferencia en los estilos,por lo tanto es ciertamente apetecible la unión drogas+música, porque ambos modifican los estados de conciencia, algo que parece que el ser humano busca o necesita desde tiempos ancestrales.
   Otra de las características de estos lugares es la venta de alcohol,droga totalmente legalizada.Con la reciente instaurada Ley Antitabaco ,que en 2005 permitía habilitar espacios para fumadores  y que actualmente prohibe su consumo salvo en terrazas,retomamos el oportunismo político en materia económica con respecto a este consumo.
   Existen otro tipo de locales en los que aunque no se permite el consumo de drogas ilegales formalmente, si se les da a los clientes un amplio margen de consumo porque ello genera beneficios importantes en el consumo de otras drogas legales y también cubren la demanda existente de consumidores de este tipo de ocio de fin de semana.
Otra alternativa muy extendida es el consumo de sustancias en la vía pública o en lugares al aire libre.Pero esto tampoco es nuevo, porque como hemos visto anteriormente el consumo de drogas en el pasado generalmente se efectuaba en las calles o plazas de los poblados o urbes.En la actualidad se organizan macrofiestas accesibles desde Internet, tipo rave británico,sitios provisionales habilitados para el fin de semana (Drogas Juventud e Internet, Boletín Informativo 2004), concentraciones de sujetos mayoritariamente jóvenes que buscan  con la escusa de la música, un estado alterado de conciencia prolongado, consumiendo generalmente de forma abusiva sustancias de las que no se sabe su contenido, ni la cantidad, poniendo en peligro su vida cada vez que actúan de esta manera.Y que se puede decir del famoso "botellón" que no se halla dicho ya,una forma más económica de consumir alcohol y otras sustancias en parques o vías públicas.No hacen uso de la oferta de locales de ocio,pero tampoco se puede decir  que sean los que menos se drogan.
   No debemos olvidar que también existe un porcentaje grande de población que no se ve reflejada en esta pauta de comportamiento,son los consumidores caseros que también aprovechan el fin de semana para consumir sustancias solo dentro de su ámbito familiar;normalmente son personas adultas que prefieren beber,fumar o "esnifar" frente al ordenador,la televisión o en las reuniones de amigos o familiares que celebran en sus casas.
   
¿Pero que ofrecen además ciertos de estos lugares? Ofrecen imagen e identidad del grupo por un lado, y en muchos casos se ofrece erotismo o sexo directo por medio de expectáculos que, como en el caso de la música que citábamos anteriormente, combinan muy bien con sustancias como la cocaína, las drogas de diseño o cualquier otra sustancia que se emplee lúdicamente.
No olvidemos que a lo largo de la historia las drogas y el sexo han sido los ingredientes de bacanales,orgías o fiestas desinhibidas.Además,los reclamos publicitarios utilizados tanto por los locales de ocio, como los ofrecidos por empresas de bebidas o tabacos (en este último ahora censurados) utilizan las sensaciones y los afectos de los ciudadanos, que no están inducidos a consumir por una razón determinada,sino por sus sentimientos o por sus emociones.El psiquiatra Humfhry Osmond afirmó con relación al LSD que "toda época produce aquello que requiere".
   Ante tan gran oferta de lugares donde invertir nuestro tiempo de ocio de viernes-noche a domingo-tarde nos queda añadir que el hacer uso de ellos tampoco implica explícitamente que se haga uso de las drogas.Y puntualizar que el ser consumidor de alguna sustancia adictiva o consumidor de locales de ocio, no implica que no se desarrollen otras prácticas como las artísticas, las deportivas, las intelectuales,.



ESTRUCTURA Y MANTENIMIENTO

  ¿Por qué es tan fácil conseguir drogas?¿Que hace que sigan manteniéndose a pesar de lo que se invierte y se trabaja por erradicarlas?¿Por qué las drogas ilegales utilizadas para el consumo de fin de semana disminuyen  o no alteran sus precios  y las legales si? Si queremos resolver nuestro objetivo principal tendremos que responder también a estas cuestiones.

4.1 UN MERCADO ULTRA-LIBERAL DE DROGAS

   Las drogas ilegales han reducido su precio real los último 10 o 20 años.La prensa del Reino Unido y de EEUU ha recogido datos a este respecto mostrando que el precio de las drogas ilegales sigue una escala descendente bien establecida.Desde el punto de vista de la economía liberal,que el comercio aumente responde al modelo ideal del libre mercado.Santiago Tena Fernández, colaborador de Energy Control,analizando el fenómeno económico de las drogas,llega al resultado de que el coste de producción en origen de la materia prima de las drogas ilícitas es del 2% del precio final.Aunque se suele hablar de merma de la calidad en estas sustancias, lo cierto es que más que pérdida lo que se produce es una variabilidad de dicha calidad,es decir,se produce un descontrol de la calidad que sube o baja respondiendo a contingencias fortuitas, pero a grosso modo la cantidad se mantiene por la misma razón que los precios bajan:por que hay competencia.Diversos autores,entre ellos Jesús Sáiz,manifiestan que existe un nexo entre el actual sistema capitalista neoliberal y el abuso de drogas ilegales.La relación desarrollo económico-producción-consumo se ve reflejada de la siguiente manera: "del campesino (países en desarrollo) al consumidor (mercados internacionales) intermedia el narcotraficante que hace aumentar la economía supranacional, que a su vez hace aumentar el Fondo Monetario Internacional".
   Por otro lado,según Nota del Centro de Análisis y Prospectiva del Ministerio del Interior,la geografía de las drogas se transforma.Países que eran productores se suman a los consumidores y viceversa.Existe una amplia producción-oferta extendida por todo el mundo que queramos o no a todos beneficia.
   En resumen,tienen un precio asequible y es fácil de encontrarlas,por lo tanto el uso de las drogas ilegales de fin de semana no tiene ninguna vinculación con el estatus económico del sujeto o con los problemas generados de dicho estatus.
   
   "La oferta de drogas legales es simplemente un dato sociológico de una situación real, que influye y tiene que ver con el fenómeno del uso y refleja el nivel de cada sociedad en la evolución de su contacto con las drogas" (Domingo Comas,1985). Su producción no se detiene, aunque su abuso incida directamente en los accidentes de tráfico y en el cáncer de pulmón de los fumadores pasivos.Para paliar estos desencadenantes se opta por la subida de precios y por la prohibición de uso en ciertos espacios o locales.


EL PODER DE LA DIVERSIDAD


   "Muchas de las razones que damos al ser acusados de actuar de tal o cual modo, son falsas, son razones para salvar las apariencias,consciente o inconscientemente:justificaciones a posteriori. Todos vivimos en mundos privados construidos con sensaciones y afectos." (Auram Goldstein)

5.1 EL CONSUMO REPETIDO DE DROGA

   Si una persona hace uso de una determinada sustancia repetidamente sin un motivo médico, concluimos que debe de haber algo en ella que le satisface, que el consumidor está buscando una sensación deseable o un estado de ánimo a través de ella. La psicología experimental, principalmente gracias al trabajo de B.F. Skinner, nos enseña que las conductas a menudo se determinan por las consecuencias. Si una conducta particular tiene una consecuencia deseable se incrementa la probabilidad de que esa conducta sea repetida. Así pues, se deduce que el consumo de drogas reporta al individuo una satisfacción o estado de ánimo que solo se consigue con el uso de esa sustancia.Para cada individuo los parámetros serán diferentes.El hecho de que la pauta de consumo sea, para ciertos sujetos, cada fin de semana, confirma que responde a una situación de recompensa, utilizando el tiempo de ocio para conseguir ese estado que se desea.El gran problema estriba cuando el individuo consume ,ya no solo en su tiempo de ocio sino en su tiempo libre e inclusive en todo su tiempo vital.Los niveles de consumo que van desde el uso (consumos más o menos esporádicos) al abuso (dosis elevadas con deterioro)tienen una franja variable según las sustancias, según quienes consumen o las circunstancias medioambientales (Iñaki Márquez, Las drogas de ayer y mañana).

5.2 ANTROPOLOGÍA DE LA SALUD

   Una de las posibilidades que brinda la perspectiva antropológica cultural es la de mostrar la diversidad en el consumo de drogas. Actualmente observamos en diferentes discursos ( medios de comunicación, opinión pública e incuso especialistas) que se habla de adictos; en esta idea categórica se concentran todos los consumos, sin hacer diferencia entre ellos. Según Isabel Menéndez, antropóloga, esta idea parece provenir de un discurso hegemónico, el de la "medicalización", unido a un discurso psicológico que colabora con frecuencia en hacer de cualquier consumo algo patológico.Existen consumos patológicos pero no todos pueden ser vistos como tales.El uso de drogas es pues muy heterogéneo.
   ¿Es el consumidor de fin de semana un adicto?.la adicción  no depende solo de la frecuencia; interviene la sustancia,la forma de uso, la dosis, la motivación,el grado adictivo del sujeto.Para ser sinceros,el uso de drogas se convierte en una necesidad diaria para unos y puntual de fin de semana para otros, que lejos de rozar en la marginalidad de la adicción, se considera un sustituto o un impulso para la vida cotidiana.
   El uso de drogas no es patológico ni inductor al consumo abusivo.Y como hemos estado observando las drogas y las adicciones no son casos aislados, ni los consumidores tienen un perfil definido.

5.3 ASPECTOS PREVENTIVOS ANTE EL CONSUMO REITERADO

Los hospitales de la red pública de la Comunidad de Madrid atendieron en el año 2004 unos 3.553 episodios de urgencias relacionados con en el consumo de estupefacientes.Estos episodios, por lo general,eran de pacientes que habían consumido varias drogas.La mayoría de estos casos se produjeron en fin de semana.El 51% de los casos el consumo era de hipnosedantes fue la causa directa del ingreso(drogas de prescripción médica),por cocaína, éxtasis y anfetaminas un 44% y por heroína un 7% (nota de prensa Noticias Madrid,junio 2004). Estas son las consecuencias de un mal uso de las drogas.
   Actualizando estos datos a día de hoy,se han recogido un total  de 1.615 episodios de urgencia.A partir de 2007 se han excluido del análisis los intentos autolíticos,y solo se estiman las urgencias propias por el consumo, esto supone pasar de 1.615 a 651episodios  durante las 12 semanas correspondientes al año 2011 (una por mes). Las urgencias se recogen en 7  hospitales de la Comunidad de Madrid : el “12 de octubre” (21,3%), “Ramón y Cajal” (20,2%) y “Gregorio Marañón” (18,4%), son los que más episodios aportan. La edad media de los sujetos atendidos por consumo de  opiáceos  distintos a heroína  es  la  mayor  (39  años),  le  siguen  las  debidas  a benzodiacepinas (37,6 años), alcohol (36,4 años), antidepresivos (35,1 años), heroína (35 años) y cocaína (34,3 años). Los más jóvenes son los consumidores de drogas de diseño (26 años), anfetaminas (29,2 años) y cánnabis (30,1 años).  Si detallamos  las sustancias, el alcohol  es la que más frecuentemente se menciona en la 

historia clínica (49,9% del total), seguido por la cocaína, benzodiacepinas y  
cánnabis; a mayor distancia se sitúan otros opiáceos, heroína  y los antidepresivos (Informe de Resultados 2011 Agencia Antidroga, Comunidad de Madrid).
   Si comparamos la cantidad de episodios anuales del año 2004 (3.553) con los datos actuales ofrecidos por la Agencia Antidroga (en 12 semanas ,1 de cada mes del año, 651 episodios según el nuevo indicador) existe un ligero descenso.Pero si los datos de que se disponen en 2004 no excluyen los episodios que se excluyen en 2007,tendríamos que valorar si realmente ha habido un descenso o un gran aumento de las urgencias hospitalarias por drogas.
   Las medidas de carácter preventivo en la estrategia para la reducción de daños del uso de drogas como recurso alternativo lúdico debería ir encaminada a estos referentes: el sujeto usuario, la opinión pública y los comunicadores.
   El sujeto consumidor,como apuntábamos anteriormente,no posee un perfil determinado, aunque pudiera parecer que los jóvenes son los más consumidores por tener más tiempo de ocio y por tener más datos estadísticos y más literatura escrita sobre el sector; también existe una diversidad en la clase social, en la ideológica y en el sexo.Todos somos susceptibles de utilizar las sustancias en el fin de semana o en ocasiones lúdicas y específicas si la oferta y la decisión nos acompaña.Como el mercado es "libre" en ocasiones se utilizan sustancias que no son lo que dicen ser,o sustancias conbinadas que son incompatibles.
   La opinión pública (incluidos agentes sanitarios) vive aún sujeta a un miedo aterrador hacia las drogas.Cuando se habla de drogas se utiliza un marco de referencia que se articula entorno al síndrome de abstinencia, a la violencia, a la juventud, a la delincuencia, a la autodestrucción.Con los datos de los que se dispone estas objeciones pierden fuerza: no todos los usuarios son dependientes, ni violentos, ni delincuentes, ni marginales, ni jóvenes.
   Toda opinión pública está influenciada por los medios de comunicación.Hoy en día se cometen atracos y asesinatos justificándose que se cometieron bajo la influencia de las drogas, sobre todo bajo los efectos de la cocaína.Estamos desvirtuando el auténtico consumo y usando como muleta las drogas para justificar comportamientos o conductas humanas.Por ello es importantísimo cambiar los marcos de referencia y centrarnos en el tema sin condicionamientos que limiten las expectativas de avanzar hacia respuestas que hoy por hoy son hipótesis.
   Confucio expresó hace 2000 años:"Las naturalezas de los hombres son idénticas; son sus costumbres lo que les separan".



CONCLUSIONES


Haciendo un resumen sucinto enumeraremos las conclusiones que hemos obtenido tras la investigación realizada:

 1º- El consumo de más sustancias psicoactivas en el fin de semana es simplemente una localización temporal establecida por una conducta humana dentro de un marco socio-laboral.

2º- Este espacio temporal,denominado tiempo de ocio, tiene una connotación festiva y liberadora que propicia el consumo de sustancias psicoactivas.

3º- El uso o abuso de estas sustancias con carácter recreativo o festivo es tan antiguo como el ser humano,por lo tanto no estamos ante ninguna nueva pauta de consumo.

4º- Las tendencias son fluctuantes en el tiempo y pueden variar pero siempre están marcadas por la oferta y el mercado, que son los que establecen la moda dominante.

5º- Ninguna actividad alternativa de ocio exime del consumo de drogas.

6º- Los impulsos exploradores e inventivos que nos hacen consumir drogas constituyen una parte básica de nuestra herencia biológica.No hay en estos impulsos nada antinatural ni artificial.

7º- No todos los usuarios o consumidores de drogas de fin de semana son adictos,pues de ellos la parte que más influirá será su grado de adicción y su comportamiento personal ante las drogas.El consumo no es patológico,aunque su mal uso puede derivar en patología.

8º- El perfil del sujeto consumidor es muy diverso y con los estudios de los que se dispone no podemos acercarnos a la realidad; las estadísticas solo son datos, no realidades.

9º- El marketing y la publicidad influyen directamente sobre el consumo.La oferta crea la demanda o cuanto menos la estimula.

10º- Las personas son  "libres" para elegir y determinar sus acciones.Unos son responsables de cada una de ellas,otros no, de ello depende el buen o mal uso que se haga de las llamadas "drogas de fin de semana".


RECOMENDACIONES

  El uso de las drogas depende de lo que  química y biológicamente ofrecen, y también de lo que representan como pretextos para minorías y mayorías.
   Siempre se le identifica como algo externo que acecha a la sociedad y amenaza a la población sana y así no estamos venciendo a la complejidad, sino hinchando la hipocresía.Debemos aceptar que las drogas forman parte de nuestro acervo cultural y aprender a vivir con ellas, solucionando problemas y siendo tolerantes.
   Los programas de prevención de daños y riesgos, como política de prevención de los daños potenciales relacionados con el uso,deben tener como objetivo prioritario minimizar los efectos negativos asociados al consumo.Este conjunto de estrategias,tanto individuales como colectivas, que intervienen en el área social, sanitaria y terapéutica sería la perspectiva ideal para paliar los efectos negativos que causa el abuso de drogas en el fin de semana.No constituye una política social nueva, ni tiene que ver con el concepto de legalización, pero si con la calidad de vida y con los derechos humanos.Dentro de este marco También se debería realizar una revisión del Código Penal artículos 379 y ss. de los delitos contra la seguridad del tráfico y artículo 20 (2º y 8º)  y 21 de las causas que eximen de de la responsabilidad criminal por ser contradictorios e incongruentes.
   Así bien, añadiremos que las investigaciones futuras deberían ir encaminadas a replantearse si la importancia que le damos al uso de drogas como ocio (que para algunos resulta terapéutico) es el tema a considerar, o deberíamos preocuparnos por el consumo masivo de sustancias de dudosa composición y mal empleadas.Un control de calidad es imprescindible por el bien de todos y nos consta que actualmente se discuten alternativas a estos efectos.
   
   



BIBLIOGRAFÍA

- Alvira, Francisco y Silva, Almudena."Planes locales sobre drogas".Ediciones Montevideo 2004. Edita: Consell Comarcal de L´alt Empurdá y la Unión Europea.
- Arana Amurrio, J.L. "El alcohol,un amigo de cuidado". Espasa Calpe; Madrid, 2001.
- Barral ,Carlos y col. "Georama del descubrimiento: Historia del encuentro de dos mundos" . Difusora Internacional 1991. Barcelona.
- Blech,Jörg. "Los inventores de enfermedades".Ediciones Destino. Colección Imago Mundi nª 56, 2005.
- Bobes, Julio y A. Saiz, Pilar. Monografía: "Drogas de uso recreativo".Web: www.sociodrgas.org.2005.
- Capdevilla, Marc. "MDMA o el éxtasis químico". Los libros de la liebre de Marzo.2004.
- Comas,Domingo. Informe Juventud España 1985. Ministerio de Cultura. Instituto de la juventud.
- Cymerman, Pablo y col. "Las estrategias de reducción de daños como estrategia preventiva".Revista electrónica.
- Del Pueyo, Begoña y Perales, Alejandro. "¿Y si mi hijo se droga?" Ed. Grijalbo.
- Escohotado, Antonio; Gonzalez Rubio, Enrique; Baulenas, Gemma y otros." Las drogas de ayer y mañana".Ed. Talasa ; e "Historia general de las drogas", Espasa Forum (Ensayos y pensamientos ) Ed. Espasa Calpe, S.A. 1998.
- Funes Artiaga, J. "Nosotros, los adolescentes y las drogas". Ministerio de Sanidad y Consumo (DGPNSD) Madrid.
- Goldstein, Auran. "Adicción". Ediciones en Neurociencias. 1994.
- González Aramendi, J.M. Cursos de verano Uda Ikastaroak. K-I Deporte, dopaje, educación. Fundación Oreki. Donostia - San Sebastián: www. Sc.ehb.es/scrwwwsv/programas.klhtml
- Informe Resultados Agencia Antidroga 2011.Comunidad de Madrid.
- Martín, Emiliano. Informe nº 5 Observatorio Español de Drogas. Ministerio del Interior,2002.
- Menéndez, Isabel.Monografía Consumo de drogas, una perspectiva antropológica. Ciudad virtual de Antropología y Arqueología.
- Nida Notes. Volumen 17, nº 2 Junio-Julio 2002.
- Tena Fernández, Santiago.Monografía "Marqueting y Drogas". Manager consultor sistemas de información,colaborador de Energy Control. http: www.ieanet.com/boletin/opinion.html?o=165



   

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario